sábado, 26 de mayo de 2007

La encrucijada electoral de los radicales porteños

Por Diego Barovero
http://diego-barovero.blogspot.com

La Ciudad de Buenos Aires está indisolublemente ligada a la historia y la vida del radicalismo. Casi podría decirse a la prehistoria radical. En efecto, fue el joven diputado a la Legislatura de Buenos Aires Leandro Alem quien se opuso con fiereza a la federalización de la entonces capital provincial, augurando -como efectivamente ocurrió- la muerte del federalismo y la hiperconcentración de poder en un mega centro urbano, creando un Estado macrocefálico y centralista.
Años después Buenos Aires fue la escenario de los tres hitos que jalonaron el nacimiento de la Unión Cívica Radical: los mitines del Jardín Florida (1889) y del Frontón de pelota (1890) y de la revolución del Parque (1890). Fue la Capital de la República la que en pleno apogeo del Régimen elegía senadores a Aristóbulo del Valle y Leandro Alem.
Fue epicentro también del accionar revolucionario desplegado por Hipólito Yrigoyen y del estallido cívico militar del 4 de febrero de 1905 en reclamo de elecciones libres.
Producida la reforma electoral mediante la Ley Sáenz Peña, el pueblo porteño consagró la mayoría electoral de la UCR en el distrito, ingresando en su primera representación legislativa una brillante pléyade integrada por Marcelo de Alvear, Delfor del Valle, José Luis Cantilo, Vicente Gallo, Fernando Saguier y Horacio Oyhanarte. Así, la Ciudad de Buenos Aires le otorgó al radicalismo su apoyo y confianza cada vez que hubo de ser consultado en comicios libres, sin restricciones ni violencias. Aún en la Década Infame, si en la Capital no se hacía fraude el triunfo en las urnas era para las listas radicales.
En los años de la hegemonía del peronismo, la Capital le otorgaba al radicalismo más votos que el resto de los distritos del interior del país. Por ello Perón, para morigerar la influencia de los herederos de Alem en territorio porteño, implementó una reforma tramposa de las circunscripciones para reducir la representación radical: "la gerrymandra".
La ciudad le dió su apoyo claro a los dos presidentes radicales del pos peronismo: Arturo Frondizi y Arturo Illia.
En 1973 en plena mística del retorno peronista, los porteños se dieron el lujo de votar contra el candidato de Perón a senador consagrando a un joven abogado cordobés que hacía política en la Capital: Fernando de la Rúa, quien inició desde entonces una relación de fidelidad con el electorado capitalino que se extendió por más de treinta años. Nunca perdió una elección en el distrito.
En 1983 con el renacimiento de la democracia, el triunfo de Raúl Alfonsín, claro y contundente en todo el país, fue apoteótico en esta ciudad: más del 60% de los sufragios, lo que se tradujo no solamente en la obtención de los dos senadores nacionales por el distrito, sino en catorce sobre veinticinco bancas de diputados nacionales y treinta y nueve concejales sobre sesenta miembros del legislativo comunal.
A través de la historia, el radicalismo le otorgó a la Ciudad la posibilidad de ser gobernada por importantes y eficaces administradores bien recordados por los porteños: José Luis Cantilo, Carlos Noel, Héctor Bergalli, Hernán Giralt, Francisco Rabanal, Julio César Saguier.
Todos estos antecedentes valen para dimensionar el porqué de la crisis que se abate sobre la UCR de la Ciudad de Buenos Aires y su incapacidad para salir de ella y ofrecer nuevamente a los porteños - como lo hiciera tantas otras veces a lo largo de su historia - una alternativa sustentable y valida que le merezca obtener nuevamente su confianza.
Los comicios del 3 de junio próximo para elegir jefe y vicejefe de gobierno y legisladores presentan una encrucijada para el votante radical.
¿Es que han desaparecido los radicales de la faz del territorio de la ciudad? ¿Es que se han convertido a otros credos políticos? La respuesta claramente es no. Hay y seguriá habiendo radicales en la ciudad de Buenos Aires; pero ocurre que ya no votan las listas que presenta su divisa partidaria. Tal vez porque la crisis institucional y socioeconómica de 2001/2002 golpeó más rudamente a los sectores tradicionalmente propensos a apoyar a los candidatos radicales: la dinámica, culta, cosmopolita y veleidosa clase media porteña.
Es claro que esos sectores no se sienten representados por la actual dirigencia radical del distrito porteño. Entienden que el actual elenco que gobierna el destino partidario en la Capital, llegado al pináculo del poder en 1983 para no desalojarlo desde entonces, es responsable de claudicaciones, inconsistencias, infidelidades, deslealtades y apostasías que son difíciles de disculpar.
No es que haya desaparecido el afiliado, el simpatizante, el votante radical. Simplemente no está dispuesto a acompañar las estrategias pergeñadas entre cuatro paredes por un puñado de impresentables, que no pueden resistir una elección interna en sus propias barriadas y que no son capaces de obtener reconocimiento por parte de sus convecinos, y por eso se ha tomado la libertad de elegir otras opciones políticas, aquellas que entiendan más cercanas a los principios y valores tradicionalmente identificados con el radicalismo.
Esa renovación que reclama la sociedad en la política no se sintetiza en el falso dilema entre "lo nuevo" y "lo viejo". No se trata simplemente de una renovación de nombres y caras, sino de métodos y prácticas, de sistemas y procedimientos. Ninguno de los que conducen el radicalismo metropolitano desde hace décadas puede ofrecerle eso a la sociedad y ésta lo percibe acabadamente y por esa misma razón lo repudia negándole su voto y su confianza.
Es común encontrarse con los radicales de a pie, radicales "de intemperie" de los barrios, aquellos que paran en el café o en el club emblemático, el comerciante reconocido, el profesional respetado, quienes son radicales de familia y tradición, quienes se preguntan no sin angustia "¿Y ahora? ¿Por quién votamos?", casi como una duda existencial.
Es que la crisis más grave que afecta al radicalismo y particularmente al de la Ciudad, es una crisis de identidad y de pertenencia. El ciudadano identificado con sus principios, con su doctrina, con su historia, integrando o no los registros afiliados partidarios, siente que ninguno de los candidato en liza con ciertas posibilidades de éxito representa aquello que sienten que tradicionalmente fue característico en el radicalismo.
No admiten y no alcanzan a comprender que en el partido que fuera escolta de la legalidad se haya urdido una maniobra vergonzosa, mediante prácticas fraudulentas y tramposas para fraguar una mayoría ficticia en la Convención local para aprobar un apoyo a la reelección del ex menemista y cuasi kirchnerista Jorge Telerman.
No comprenden que en el partido que derramó sangre por el derecho al sufragio libre de la ciudadanía y que implementó por primera vez en Argentina el mecanismo de voto directo de los afiliados para la elección de candidatos a representaciones públicas, se haya impedido el ejercicio de la democracia interna y la libre expresión de los afiliados mediante el sufragio, introduciendo dos candidatos a dedo en la lista de Telerman.
Es casi como un sacrilegio lo que ha sucedido en este último tiempo en el radicalismo capitalino, otrora caja de resonancia y espejo para otros radicalismos de la República.
Los valores más caros, las esencias más sagradas, los principios más elementales y las convicciones más íntimas han sido depuestas por los principales dirigentes del distrito en aras de satisfacer urgencias y necesidades materiales de la más baja estofa.
Ha sido la conclusión lógica de un proceso terminal a lo largo del cual han consumado contra sus propios correligionarios todo género de arbitrariedades en la búsqueda de la consolidación de sus posiciones personales y sus mezquinos intereses, aún a despecho de llevar a la UCR de la ciudad al virtual estado de insignificancia electoral a la que fue reducida por la ciudadanía en castigo por las inmoralidades cometidas.
Mientras sostenían que el radicalismo no tiene candidato "competetivo", ni en la Ciudad ni en la Nación, ahogaron cualquier intento sano de renovación o proyecto que potencialmente pudiera ofrecer una alternativa democrática, progresista y popular a los argentinos.
Han resuelto silenciar la opinión del radical común, el que no vive del erario ni de las prebendas oficiales, ni de las dádivas de los gerentes de intereses, por miedo a perder el usufructo del sello, el logotipo, la sigla, la, personerìa y la sede para negociarlos al mejor postor en el mostrador del poder de turno consumando una concupiscencia repugnante y absolutamente ajena a las mejores costumbres auténticamente radicales.
Se trata de un plan urdido con la más aguda y perversa intención de desnaturalizar las esencias del radicalismo frutrando sus posibilidades y provoncando un año irreparable para el país, y que lamentablemente ha encontrado en esta dirigencia el diligente brazo ejecutor de tan oscuros designios.
Los ciudadanos porteños votaremos el 3 de junio para elegir a quienes gobernarán esta Ciudad por los próximos cuatro años. Por primera vez estará ausente en el cuarto oscuro la histórica y gloriosa Lista 3 UCR por la desidia, por la defección, por la claudicación de quienes se dicen la conducción partidaria local.
Habrán privado a la sociedad de Buenos Aires de la posibilidad de optar por una alternativa polìtica, una propuesta sustentable, un oposición coherente, capaz de fortalecer el proceso de autonomía que es obra en gran medida del radicalismo y que aún está inconcluso.
Pero es lógico que concretarlo hubiera sido demasiado trabajo para gente habituada a otros menesteres, al gerenciamiento de negocios promiscuos, a la gestión de intereses económico financieros concentrados, a disfrutar de dividendos obtenidos tras el paso por la gestión de gobierno.
Es más fácil colgarse de la lista de algún aventurero y prestidigitador que tenga en sus manos la lapicera que permita fácvilmente obtener nombramientos en posiciones de poder con sueldos pagados por los contribuyentes.
A los radicales "de intemperie", que decía Honorio Pueyrredón, nos queda tonificarnos en la lucha y la resistencia. Nos queda el voto testimonial por la Lista 3 UCR, llevándolo como actitud militante a la puerta de nuestros afiliados amigos y familiares, como una reafirmación de nuestra identidad más allá de pactos espúreos y negociados inconfesables.
Para que los traficantes de influencias que se encaramaron en la dirección partidaria no negocien con nuestra dignidad y nuestra conducta.
Para que sus intereses abyectos queden en evidencia no solamente en la hora del escrutinio, sino fundamentalmente a la hora de rendir cuentas ante la historia de un partido glorioso que es la corriente histórica de la emancipación nacional como sostiene nuestra Profesión de Fe Doctrinaria.

viernes, 25 de mayo de 2007

IMPULSOBAIRES: Criticas desde distintos sectores políticos al debate Macri-Telerman-Filmus


Buenos Aires - El debate televisivo que ayer protagonizaron los tres candidatos con más chances a ocupar la jefatura de gobierno porteño, despertó un aluvión de críticas desde todo el espectro político nacional. Así tanto desde el Partido Obrero como desde sectores de la UCR cargaron contra la actitud de el trío que expuso, discutió e ironizó a través de la pantalla del canal de cable TN.

Para Pensamiento y Acción, la línea intransigente de la UCR, el debate televisivo entre Macri, Telerman y Filmus por la elección de jefe de gobierno porteño desnudó que "los tres candidatos provienen de una matriz común, la de la representación y gestión de grupos concentrados del poder económico financiero y político de raíz menemista y por lo tanto son más de lo mismo".
Esta declaración la formuló el núcleo radical "R" de la Ciudad de Buenos Aires, que desarrolla una campaña en contra del voto a cualquiera de los tres principales candidatos a Jefe de Gobierno porteño, instando a votar testimonialmente la boleta de la UCR Lista 3 (que estará ausente el 3 de junio del cuarto oscuro en virtud del pacto urdido entre la conducción radical y Jorge Telerman).
El principal referente de este espacio es el humorista Eugenio "Nito" Artaza, también forman parte de esta corriente, Gustavo Aramburu, Diego Barovero, Fernando Blanco Muiño, José Luis Carrizo, Pablo Díaz, Cecilia Herón y Miguel Larocca.
"Ha quedado claro para los porteños que cualquiera de los tres candidatos que hicieron la parodia del debate, representan más de lo mismo. Gestionan y cogobiernan la Ciudad de Buenos Aires desde hace más de diez años y son corresponsables de la falta de políticas públicas acordes con la necesidad de los vecinos. Ni Macri, ni Telerman, ni Filmus tienen la solución, porque son parte del problema", sostuvieron.
Por su parte, Marcelo Ramal, candidato a jefe de gobierno por el Partido Obrero, señaló que “lo único que dejó el debate entre Filmus, Macri y Telerman es un gran vacío político, conceptual e incluso moral”.
En declaraciones radiales, Ramal destacó que "no hicieron más que lamentarse por el desquicio de la Ciudad que gobernaron ellos mismos, al menos en los últimos veinte años. Telerman y Filmus, con Ibarra, con Grosso y con De la Rúa. Macri, cogobernando desde la mayoría de la Legislatura”.
“En cambio, los tres candidatos omitieron la menor referencia a las dos cuestiones centrales que sacuden a la Ciudad y al país: el clamor de los trabajadores contra los topes salariales, el trabajo en negro y precario, y las denuncias cruzadas de corrupción que involucran a sus tres bloques políticos”, agregó.
Por lo tanto, "más que un debate, tuvimos un encubrimiento recíproco”, finalizó.

IMPULSOBAIRES: Elecciones porteñas: Radicales de "Nito" Artaza llaman a votar testimonialmente por la lista 3

Capital Federal - Desde Caballito, en el Parque Rivadavia, la línea interna del radicalismo porteño "Pensamiento y Acción", desarrolló en la mañana de este domingo una jornada en la que llamaron a los radicales a votar "testimonialmente" por la lista 3, y no hacerlo por la decisión orgánica del comité capital, es decir en apoyo al actual jefe de Gobierno, Jorge Telerman.
"Los radicales salimos a la calle para que no engañen a los porteños. El radicalismo no apoya a Telerman, ni a (Mauricio) Macri, ni a (Daniel) Filmus. Una conducción fraudulenta y la jueza Servini de Cubría impidieron que la UCR tenga elecciones internas y candidatos propios el 3 de junio. Por eso distribuimos la boleta UCR Lista 3, para que los vecinos radicales la lleven al cuarto oscuro y puedan expresarse", sostuvieron Eugenio "Nito" Artaza, Gustavo Aramburu, Diego Barovero, Miguel Larocca, Fernando Blanco Muiño y Jose Carrizo, referentes de la línea Pensamiento y Acción, que ayer había distribuido un volante en donde se sostenía que no se votaba a Jorge Telerman, incluso lo trataron de "menemista".
La línea interna que tiene como uno de sus máximos referentes a Eugenio "Nito" Artaza, se instaló en Parque Rivadavia con una camioneta, equipos de sonido y unos afiches que rezaban: "Yo voto a la UCR. Los radicales no votamos a Telerman".
Como se sabe, el comité capital del radicalismo, manejado políticamente por Jesús Rodríguez, Enrique "Coti" Nosiglia y Rafael Pascual estrecharon un acuerdo con Telerman y apoyan al actual alcalde en la Ciudad de Buenos Aires.

"Interna peronista"

"Les aclaramos a los radicales porteños que no se dejen atrapar por la interna peronista que pretenden dirimir los tres candidatos que encabezan las encuestas, todo ellos cómplices del menemismo", explicaron.
"La gente recibió bien nuestra actitud y nuestra propuesta, se acerca y nos solicita boletas para colocar el 3 de junio y repudiar así la actitud entreguista de la dirigencia radical porteña que pretende revolear a la marchanta la doctrina y la historia radical centenaria", indicaron.
También hicieron una recorrida sobre la Avenida Rivadavia desde Doblas hasta Angel Giménez, difundiendo la propuesta de votar testimonialmente por la Lista 3. Pensamiento y Acción promete seguir su campaña por otros barrios porteños.

domingo, 20 de mayo de 2007

GRAN ÉXITO DE LA CAMPAÑA "YO VOTO UCR" EN CABALLITO



En el Parque Rivadavia, en el corazón porteño, en pleno barrio de Caballito, Pensamiento y Acción -la línea radical opositora- desarrolló este domingo desde las 10 de la mañana la campaña "Yo Voto UCR".



La agrupación radical "R" de la Ciudad de Buenos Aires, ferviente opositora a los pactos electorales urdidos por la conducción partidaria, llegó hasta la emblemática barriada, tradicional bastión radical donde tiene radicado su domicilio el presidente del Comité Capital Jesús Rodríguez y se instaló con mesa, banderas, volantes, afiches y boletas de la Lista 3 que distribuyeron con gran éxito entre los vecinos porteños.



Desde un camión equipado con sonido amplificado se difundieron las consignas y razones por las que Pensamiento y Acción rechaza el apoyo a las candidaturas de Telerman, Macri y Filmus.



"Los radicales salimos a la calle para que no engañen a los porteños. El radicalismo no apoya a Telerman, ni a Macri, ni a Filmus. Una conducción fraudulenta y la jueza Servini de Cubría impidieron que la UCR tenga elecciones internas y candidatos propios el 3 de junio. Por eso distribuimos la boleta UCR Lista 3, para que los vecinos radicales la lleven al cuarto oscuro y puedan expresarse", sostuvieron Eugenio "Nito" Artaza, Gustavo Aramburu, Diego Barovero, Miguel Larocca, Fernando Blanco Muiño y José Carrizo, referentes de la porteña y antilavagnista Pensamiento y Acción.



"Les aclaramos a los radicales porteños que no se dejen atrapar por la interna peronista que pretenden dirimir los tres candidatos que encabezan las encuestas, todo ellos cómplices del menemismo", explicaron.

"La gente recibió bien nuestra actitud y nuestra propuesta, se acerca y nos solicita boletas para colocar el 3 de junio y repudiar así la actitud entreguista de la dirigencia radical porteña que pretende revolear a la marchanta la doctrina y la historia radical centenaria", finalizaron.



También hicieron una recorrida sobre la Avenida Rivadavia desde Doblas hasta Angel Giménez, difundiendo la propuesta de votar testimonialmente por la Lista 3. Pensamiento y Acción promete seguir su campaña por otros barrios porteños.





Buenos Aires, 20 de mayo de 2007

sábado, 12 de mayo de 2007


Lavagna presentó la coalición con radicales y ex duhaldistas y remarco postura opositora




jueves 10 de mayo, 11:00 PM
Al inicio del acto, se escuchó el himno nacional y se evitaron las marchas partidarias, aunque sí hubo lugar para una colorida banda de trompetas y bombos que se hacía sentir ante cada concepto que destacaba el candidato presidencial.

PUBLICIDAD


También se proyectó un video con imágenes de los principales íconos de los partidos que lo respaldan - como Juan Domingo Perón, Eva Perón, Hipólito Yrigoyen y Raúl Alfonsín-, y con una recorrida de los principales logros que alcanzó Lavagna en su paso por el Gabinete nacional de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner entre 2002 y 2005.

En su mensaje, Lavagna intentó rebatir la posición de quienes plantean la contradicción entre su origen peronista y su alianza con los radicales, y destacó que "en su tiempo" dirigentes como Perón, Alfonsín y Arturo Frondizi "fueron adversarios" pero hoy "en la perspectiva histórica, fueron jefes de etapas diferentes de la construcción del país".

También contestó a los que lo cuestionan acerca de "¿cómo puedo enfrentar al presidente Néstor Kirchner si trabajamos bien juntos hasta fines de 2005".

"Trabajamos bien hasta que él, interpretando los resultados de la elección, decidió que podía prescindir de las voces independientes e incluso críticas dentro de su gabinete y de la capacidad de gestión", apuntó Lavagna.

El ex funcionario destacó que su candidatura tiene una "condición" que es "no encabezar una oposición al estilo de la que conocemos en nuestra Argentina, la que despotrica contra todo y propone destruir lo que ha hecho el anterior", al tiempo que se expresó en contra de la guerra de denuncias y de la "campaña sucia".

Entre los desafíos centrales de su proyecto, el lavagnismo menciona el mejoramiento institucional, que "respete el carácter federal de la Nación y la deliberación pública"; el tema social, para "pagar la deuda con los que hoy no pueden darse una vida digna" y la cuestión económica, para "consolidar el modelo de crecimiento y encarar la etapa de desarrollo".

En rechazo a la presentación de Lavagna, el sector radical que comanda el cómico "Nito" Artaza se reunió frente al Gran Rex e insistió con su reclamo de candidatos propios para las próximas elecciones.

"No queremos una coalición con el peronismo residual de Eduardo Duhalde", alertó Artaza, quien identificó a Lavagna como "parte del mismo régimen de Kirchner, que reprime en Santa Cruz, le paga al Fondo, reestructura la deuda y baja los haberes de los trabajadores".

DMM WS K-5140

DYN 22:06 05-10-07

viernes, 11 de mayo de 2007

LOS RADICALES NO VOTAMOS A LAVAGNA


TELAM
POLITICA I ELECCIONES

Lavagna lanzó su candidatura presidencial


Durante el acto, en el Teatro Gran Rex, el ex ministro aseguró que no está "dispuesto a encabezar una oposición al estilo de la que conocemos en Argentina, la que despotrica contra todo y propone destruir todo lo que ha hecho el anterior".


Roberto Lavagna lanzó oficialmente anoche su candidatura presidencial con fuertes críticas hacia el Gobierno nacional, en el marco de un acto con presencia del radicalismo, incluido Raúl Alfonsín, y ex
duhaldistas, representantes de la "pata peronista" de la
coalición.

No obstante, el ex ministro sostuvo que su "candidatura tiene una condición", que es que no está "dispuesto a encabezar una oposición al estilo de la que conocemos en nuestra Argentina, la que despotrica contra todo y propone destruir todo lo que ha hecho el anterior, aún lo bueno, aún lo rescatable, que, claro que lo hay".

"No estoy dispuesto a someter a los argentinos a un escenario de dirigentes que viven en la camorra y en las pendencias, a espaldas de las necesidades, de las urgencias y de los proyectos del pueblo", subrayó anoche el candidato presidencial.

En ese marco, el ex ministro de Economía, quien es candidato por el espacio Concertación por Una Nación Avanzada (UNA), leyó cuidadosamente un discurso de 16 páginas, sobre el escenario del teatro Gran Rex.

Allí, instó a "construir ese mañana mejor, que merecemos, para evitar el péndulo entre las políticas reaccionarias promotoras del ajuste permanente de las mayorías y el populismo clientelista vacío de contenido".

"El péndulo tiene que quedar por fin en el proyecto nacional", sostuvo el ex ministro.

Lavagna habló en el teatro Gran Rex de esta Capital, sobre un escenario donde se concentró la cúpula de la UCR encabezada por su titular, Gerardo Morales, y otros dirigentes de la coalición integrada por peronistas, desarrollistas y partidos del interior.

En primera fila de la platea, Raúl Alfonsín siguió el discurso de Lavagna, mientras que en una pantalla gigante se pasaron imágenes de Evita, Perón, Balbín, el propio Alfonsín y también Lavagna.

Entre los representantes de la ’pata peronista’ estaban Eduardo Camaño, ex presidente de la Cámara de Diputados y referente del grupo "El General", y Marina Cassese, entre otros.

En tanto, en la vereda del teatro Opera -frente al Gran Rex- se concentró el actor Nito Artaza con un grupo de radicales disidentes para manifestar su oposición a la candidatura del ex ministro. "No queremos una coalición con el peronismo residual de Eduardo Duhalde", expresó Artaza y repartió volantes con la consigna "los radicales no votamos a Lavagna".

El ex ministro de Economía se quitó el saco en medio de aplausos y comenzó a desgranar sus propuestas: "más educación, cultura y tecnología; más justicia social y mejor distribución del ingreso; más seguridad ciudadana".

"El gobierno se ha vuelto peligrosamente populista y autoritario porque lo único que quiere es quedarse a cualquier precio", dijo y agregó: "es la hora de pasar del crecimiento al desarrollo".

El candidato de UNA se presentó como "hijo de un obrero gráfico radical y una ama de casa peronista. No nací en cuna de oro". Poco antes un locutor lo anunció como "piloto de tormentas".

Una orquesta integrada con bombos e instrumentos de viento subrayaba cada tanto las palabras del ex ministro.

"Decidí ser candidato porque mi compromiso es la Argentina. Porque a este país le debo todo", afirmó.

Desde los palcos la Juventud Radical lanzó volantes con la leyenda "Lavagna más Telerman", ya que los jóvenes del radicalismo respaldan la candidatura del jefe de gobierno porteño.

Lavagna remarcó que la "tarea más urgente" es "llevar adelante entre todos una conmovedora cruzada contra la pobreza y la indigencia".

Antes del discurso, Morales aseguró ante la prensa que la coalición no es sólo una estructura aportada por el radicalismo "sino que abarca a un amplio espectro de fuerzas", mientras que Camaño aseguró que "los peronistas votarán por Lavagna".

CLARIN

ACTO DEL EX MINISTRO DE ECONOMIA EN EL TEATRO GRAN REX

Lavagna se lanzó a la Presidencia con críticas a Kirchner y a Carrió



Buscó diferenciarse del Gobierno mostrándose como el candidato de la racionalidad y la moderación. Habló ante un público de mayoría radical, entre ellos el ex presidente Alfonsín, y algunos peronistas.



SALUDO. LAVAGNA, AYER, AL SUBIR AL ESCENARIO DEL GRAN REX. LO ESPERABAN LOS REFERENTES DE LAS FUERZAS QUE LO APOYAN.



1 de 11







Marcelo Helfgot
mhelfgot@clarin.com
mhelfgot@clarin.com






Roberto Lavagna buscó perfilarse como el candidato de la racionalidad y la moderación al lanzar ayer su campaña a presidente con una pompa de estilo norteamericano.

"Estamos en contra de la prepotencia patovica y de los que quieren reemplazarla por visiones místicas", afirmó desde el escenario del Teatro Gran Rex, colmado por una mayoría de dirigentes radicales y porciones menores de peronistas disidentes más otros sectores que componen la flamante Concertación para Una Nación Avanzada (UNA).

Frente a la disyuntiva que planteó con la pretensión de descalificar por igual al presidente Néstor Kirchner y a la opción opositora representada por Elisa Carrió, el ex ministro de Economía se definió como "un candidato realista, con los pies en la tierra". Para reforzar el concepto, sostuvo: "Ni populismo ni mesianismo".

Con todo, el Gobierno se llevó la peor parte. De hecho, Lavagna lo acusó de poner en peligro el crecimiento económico, que se atribuyó por la gestión que cumplió entre abril de 2002 y noviembre de 2005. Advirtió que "estamos viviendo de la herencia y podemos derrapar".

"Olé olá, pingüino o pingüina le vamos a ganar", alentaban las barras juveniles del peronismo y el radicalismo que convivieron pacíficamente en el sector pullman. Más de 2.000 personas subrayaron con aplausos el esfuerzo del candidato por amalgamar las tradiciones del PJ y la UCR , fuerzas a las que reivindicó por sus respectivos roles históricos.

"Acaba de nacer el lavagnismo de la síntesis de los dos grandes partidos", argumentó al final del acto el ex vocero ministerial de Lavagna, Armando Torres. El ex ministro había hurgado en su propia biografía para aludir al encuentro de esas dos culturas políticas históricamente enfrentadas: "Soy hijo de un trabajador gráfico radical y una ama de casa peronista". reveló.

Antes del ingreso del candidato, bajo una lluvia de papelitos platinados, desde una pantalla gigante se exhibieron escenas de esa forzada síntesis. Las apariciones de Perón y Evita levantaron a parte del público, pero en el aplausómetro ganaron las imágenes de los próceres radicales Ricardo Balbín y Raúl Alfonsín.

El ex presidente, promotor de la candidatura de Lavagna, recibió la ovación sentado en primera fila, junto a otros dirigentes históricos de su partido. A esa hora, en la vereda de enfrente del teatro, un grupo de radicales disidentes encabezado por el actor Nito Artaza repartía folletos con el lema "Yo no voto a Lavagna".

Una banda murguera, con el nombre de Los Inquietos de la Noche impreso en los tamboriles, le puso ritmo al clima moderadamente fiestero del acto. Cada vez que las barras reaccionaban con un coro para sacudir el discurso estructurado de Lavagna, la banda las acompañaba.

El candidato leyó su mensaje grabado en una pequeña pantalla ubicada sobre un atril que llevaba el nombre de su coalición, Una Nación Avanzada. "Somos la concertación de los diferentes, no la de los obedientes", dijo, al burlarse de la Concertación Plural que promueve Kirchner. En el escenario, Lavagna estaba rodeado por unos 70 dirigentes de las 32 agrupaciones que lo acompañan.

"No voy a hablar de números", alertó de entrada. Prefirió dejar su libreto economicista para mejor ocasión y priorizó el desarrollo de su programa social. "Vamos a lanzar una conmovedora cruzada contra la pobreza y la indigencia", indicó, confirmando el eje de su campaña presidencial, tal como anticipó ayer Clarín.

De su compañero de fórmula, Lavagna no dijo palabra. Los radicales mantiene la ansiedad por saber si será uno de ellos.

PAGINA 12



El país | Viernes, 11 de Mayo de 2007
Lavagna, con seguidores para todos los gustos
El ex ministro lanzó su candidatura a presidente con el respaldo de Raúl Alfonsín y acompañado de algunos dirigentes peronistas. El acento estuvo puesto en las críticas al gobierno de Néstor Kirchner.

El ex ministro Roberto Lavagna hizo su acto en el Gran Rex.
Subnotas
“El patriciado porteño”
Por Eduardo Tagliaferro
A sala llena, podría titularse al acto en el que Roberto Lavagna se presentó como candidato a presidente. Más de dos mil personas desbordaron el Gran Rex. En el ecléctico abanico de seguidores, sobresalió la liturgia radical. Lejos de los bombos sudados golpeados por una manguera, en esta ocasión aparecieron junto a tamboriles y trompetas en un aire de orquesta. Cuidado, sin detalles librados al azar, el candidato dejó el saco de su traje azul a rayas y se arremangó la camisa antes de comenzar con la lectura de las 16 páginas de su discurso. Un texto que escribió en soledad y que sólo consultó con uno de sus asesores: el ex diputado Alberto Coto. Se alejó de los tradicionales tonos académicos, pero no tanto. Hizo propuestas, repasó su vida política y personal, pero el acento dominante fue su crítica al gobierno de Néstor Kirchner.

“Miren la provincia de Santa Cruz después de quince años de gobierno de los Kirchner. Mírenla bien ahora que está dramáticamente en los diarios. Un modelo extractivo paternalista y autoritario no puede generar desarrollo”, fue uno de los momentos más aplaudidos de su casi una hora de discurso. Lavagna destacó que “crecer es más fácil que desarrollarse”.

Acompañado por el jurista Ricardo Gil Lavedra a su izquierda y por el ex senador Hipólito Solari Yrigoyen a su derecha, la presencia destacada de la primera fila era la del ex presidente Raúl Alfonsín. A sus espaldas, en la segunda fila, se sentó su hijo Ricardo. En la tercera fila detrás de las espaldas de Ricardo Alfonsín se ubicó un histórico del menemismo, el pampeano Jorge Matzkin. En las segundas y terceras bandejas estaban los militantes más empapados del tablón futbolero. De esas bandejas colgaba una enorme bandera azul y blanca que solamente llevaba el nombre de su mentor: Camaño. En referencia al duhaldista, ex titular de la Cámara de Diputados Eduardo Camaño. A esa bandera la flanquearon dos con la firma del caudillo de Moreno y el titular del procesista Partido Nacionalista Constitucional, Alberto Aseff. El público alternaba sonrisas desbordantes con miradas neutras. En la tercera fila y muy atenta al discurso, se pudo ver a la ex vedette Zulma Faiad. Unas filas más atrás y acompañada por una muleta se sentó la ex diputada peronista Inés Pérez Suárez. A dos asientos suyos se podía ver al circunspecto ex juez de la Corte Augusto Belluscio. Unas butacas más atrás y con su inconfundible moñito, se destacaba el ex juez Julio Cruciani. Fiel a su estilo, en la última fila, se encontraba el ex ministro de Interior Enrique “Coti” Nosiglia.

Los radicales R, como se denomina a quienes se oponen al acuerdo con Lavagna, protestaron frente a las puertas del Gran Rex. Sobre la calle Corrientes unas cuantas banderas rojas de los trabajadores radicales levantaba la consigna “somos el 14 bis de la Constitución Nacional”. Las dos pantallas que se ubicaron sobre el escenario repasaron la historia argentina. Las imágenes de San Martín se mezclaron con las de Sarmiento y las barras se repartían en aplausos. La foto de Evita sumaba los mayores respaldos hasta que apareció la imagen de Alfonsín. El teatro se levantó al grito de: Alfonsín, Alfonsín y el ex presidente reprimió una sonrisa que por una fracción de segundos se insinuó en sus labios.

Terminó el video, se bajó el telón y cuando volvió a subir tres filas de escalones ubicaron a una treintena de dirigentes que saludaban al público. Los radicales Gerardo Morales, Ernesto Sanz, alternaban con los peronistas Eduardo Camaño, Jorge Sarghini, Eduardo Rollano y Marina Cassesse. El candidato apareció desde el público en el mismo momento en que el papel picado dominó el escenario.

En su hora de discurso, Lavagna criticó con dureza “el populismo clientelista” y el tono crispado de Kirchner. Se sintió obligado de explicar por qué enfrentaba a Kirchner “si trabajamos bien hasta fines de 2005”. Explicó que luego de las elecciones el patagónico mal interpretó el resultado electoral y cambió el rumbo económico. En lo económico se reivindicó desarrollista, republicano en lo institucional y en lo social convocó a “una cruzada contra la pobreza”.

miércoles, 9 de mayo de 2007

LANZARON CAMPAÑA "YO VOTO UCR"




"Recortala y llevala al cuarto oscuro"



La línea radical "R" Pensamiento y Acción concretó el lanzamiento de la campaña "YO VOTO UCR" con el sublema "Recortala y llevala al cuarto oscuro", para que los ciudadanos y ciudadanas de filiación radical que no aceptan las candidaturas extrapartidarias de Jorge Telerman y de Roberto Lavagna y que quieran votar a la UCR, puedan hacerlo recortando el cuerpo de la boleta de la Lista 3 y la depositen en la urna en los próximos comicios. "Se trata de una acción militante, para que los radicales de todo el país que se sienten traicionados por una dirigencia claudicante puedan colocar en la urna la gloriosa Lista 3 como signo de resistencia y además de ratificación de nuestra identidad radical irrenunciable".



"Las autoridades formales de la UCR han concretado pactos electorales que no representan ni la historia, ni los principios, ni la doctrina del radicalismo. Las candidaturas de Telerman en la Ciudad de Buenos Aires y de Lavagna en la Nación son rechazadas por el afiliado y el adherente radical, por lo cual le ofrecemos la posibilidad que recorte la boleta de la histórica lista 3 y la lleve al cuarto oscuro para ponerla en las urnas y demostrar que el radicalismo es mucho más que un puñado de dirigentes entreguistas", sostiene Pensamiento y Acción en el comunicado que suscriben los dirigentes Gustavo Aramburu, Eugenio Artaza, Diego Barovero, Fernando Blanco Muiño, José Luis Carrizo, Pablo Díaz, Cecilia Herón y Miguel Larocca .



Tambien confirmaron desde Pensamiento y Acción que la campaña "YO VOTO UCR" constará en una primera etapa de la distribución on line de la boleta radical, para luego ser distribuida puerta a puerta y en mano a los afiliados radicales y finalmente mediante la colocación de mesas en todas la plazas de la República. La campaña incluye también la pegatina de afiches y un ciclo de actos y conferencias de esclarecimiento en los distintos barrios de Buenos Aires y ciudades de todo el país.







Buenos Aires, 9 de mayo de 2007

LOS "R" PROMETEN HACER RUIDO EN


ELECCIONES-UCR-DISIDENTES/


Buenos Aires, 7 de mayo (Télam).- El acto de lanzamiento de la
coalición radical-lavagnista será escenario el jueves de una
protesta de los radicales "R", que se congregará frente al teatro
Gran Rex con la consigna "los radicales no votamos a Lavagna".

Aunque con el compromiso de que se tratará de una
manifestación "pacífica", los 'boina blanca' de la corriente
porteña Pensamiento y Acción se reunirán a las 19 frente a este
teatro para "repudiar el acuerdo" electoral sellado por el partido
con vistas a las elecciones de octubre.

"Estaremos tanto en la puerta de la sede del Comité Nacional
como en la vereda de enfrente del teatro para dejar claro ante la
sociedad que el acuerdo con un sector del peronismo en apoyo a la
candidatura de Lavagna no es la expresión de todo el radicalismo",
anunció este sector de los "R" a través de un comunicado.

De hecho, para los dirigentes que integran la corriente
Pensamiento y Acción, a la cual pertenece el productor teatral
Nito Artaza, el frente electoral encabezado por el ex ministro
respresenta a "una dirigencia caduca que es responsable de la
virtual desaparición de la UCR".

Por ese motivo, este sector de los "R" aprovechará la puerta
del Gran Rex -donde el jueves a las 19 tendrá lugar el lanzamiento
formal de la Concertación para una Nación Avanzada (UNA)- para
expresar su repudio a una candidatura "surgida de un contubernio
espúreo, violando la Carta Orgánica y sin comicios internos".

"Es necesario recuperar el orgullo de ser radicales", plantea
la convocatoria a los radicales descontentos con el acuerdo con el
lavagnismo realizada por Artaza, los convencionales Miguel Larocca
y José Luis Carrizo y los dirigentes Gustavo Aramburu, Diego
Barovero, Fernando Blanco Muiño, Pablo Díaz y Cecilia Herón.

La "movida" prevista para el jueves forma parte de una campaña
llamada "yo voto UCR", que consistirá en la pegatina de afiches y
en la distribución de boletas con la tradicional identificación de
"lista 3" para que los votantes radicales las coloquen en los
sobres que depositarán en las urnas el 3 de junio en la ciudad y
el 28 de octubre a nivel nacional. (Télam)

av-sr-jar

domingo, 6 de mayo de 2007

El titular de la UCR deslizó críticas al acuerdo del partido con Telerman

Nota correspondiente a la publicación del día Martes de 1 de Mayo de 2007

11:26 - POLITICA I UCR

El titular de la UCR deslizó críticas al acuerdo del partido con Telerman


Gerardo Morales dijo que "las cosas no salieron muy bien", al referirse a los términos de la alianza de los radicales porteños con el ’telermanismo’ de cara a los comicios del 3 de junio. De todos modos, recalcó el escaso margen de maniobra frente al vencimiento de los plazos electorales: "No sé si había otro camino", indicó.


El titular del radicalismo, Gerardo Morales, deslizó hoy una crítica hacia los términos del acuerdo que la UCR porteña selló con el ’telermanismo’ de cara a las elecciones del 3 de junio al afirmar que "las cosas no han salido muy bien" para el partido.

De este modo, aunque sin dar nombres y sin dejar de señalar que no sabía si quedaba "otro camino" para el partido, Morales cargó las tintas contra la conducción del distrito porteño que, liderada por Jesús Rodríguez, tejió el acuerdo electoral con el jefe de Gobierno, Jorge Telerman.

En el marco de ese entendimiento, el radicalismo sólo logró ubicar recién en el séptimo lugar de la lista de candidatos a legisladores porteños a la dirigente Marcela Larrosa y sumó un segundo postulante, Pedro Querido, en el onceavo puesto, por fuera del límite de lo expectable.

"No han salido muy bien las cosas", respondió a Télam Morales cuando dio su opinión sobre el acuerdo electoral sellado por el partido en la ciudad de Buenos Aires, donde se sumó al Frente Más Buenos Aires, que también integran el socialismo y los demócratas cristianos, entre otras fuerzas políticas.

De todos modos, más allá de su crítica, el presidente de la UCR a nivel nacional buscó relativizar la responsabilidad de la dirigencia porteña al poner el acento en el escaso margen de maniobra frente al vencimiento de los plazos electorales: "No sé si había otro camino", indicó.

La decisión de formar parte del frente electoral que en las elecciones del 3 de junio competirá con Telerman como candidato a jefe de Gobierno quedó formalizada en una Convención que la UCR porteña celebró el 27 y 29 de marzo pasado. En ese cónclave, el sector que responde a la conducción logró convalidar el acuerdo con el ’telermanismo’ con el voto del oficialismo partidario, mientras que, o bien quedaron en minoría o bien no asistieron, las otras corrientes en las que se encuentra dividido el partido.

Previo a la Convención, la UCR porteña ya se encontraba diezmada por las divisiones internas entre radicales ’telermanistas’, kirchneristas, macristas y "puros". De estos sectores, los radicales K ni asomaron al encuentro, mientras que los macristas y los "puros" decidieron merodear la sede del Comité, enviar a apenas algunos representantes a dar la discusión política y recurrir a la vía judicial para trabar la concreción de la alianza.

En ese camino fue que los macristas lograron que el Superior Tribunal de Justicia de la ciudad se declarara competente para pronunciarse sobre el mecanismo elegido para la definición de los candidatos, mientras que los "puros" de Pensamiento y Acción recurrieron al mismo tiempo a la justicia porteña y a la federal.

En el marco del Superior Tribunal de Justicia de la ciudad, los radicales encolumnados tras el productor teatral Nito Artaza plantearon la nulidad de lo resuelto en el marco de la Convención porteña, mientras que en la órbita federal le reclamaron la intervención partidaria a la jueza María Servini de Cubría.

Durísima declaración de un sector de la UCR contra sus correligionarios "lavagnistas"

La Plata - La línea interna de la UCR, "Pensamiento y Acción", emitió una declaración en la que expresó "van cayendo las caretas y poco a poco los lavagnistas del radicalismo muestran la hilacha. Todos terminan demostrando lo que sostuvimos desde un comienzo: que detrás del impulso a la candidatura de Roberto Lavagna, se escondía la gestión de intereses particulares de cada uno de sus sponsors".
En el comunicado de prensa Pensamiento y Acción expresó: "Primero fue Storani, quien blanqueó su intención de ser nominado candidato a vicepresidente.Luego fue Moreau, quien anotó a su hija como aspirante a una banca de diputada nacional. Adolfo Stubrin, que preside la Convención que con serias anomalías terminó avalando la candidatura del ex ministro de Duhalde y Kirchner, también sueña con acompañarlo en la fórmula. El senador Sanz no descarta ocupar el segundo término del binomio. El senador y presidente del Comité Nacional Gerardo Morales, sostiene que será candidato a vicepresidente o a gobernador de Jujuy, ´según me lo pida Lavagna´. Jesús Rodríguez, el liquidador del radicalismo porteño, también pretende volver al parlamento como diputado, colgado de la boleta del ex ministro. En suma, detrás de los argumentos lavagnistas, ocultan su afán de figuración y de ocupación de cargos".
La declaración de Pensamiento y Acción -que lleva la firma del Secretario del Comité Nacional Eugenio Artaza, de los convencionales Miguel Larocca y José Luis Carrizo y de los dirigentes Gustavo Aramburu, Diego Barovero, Fernando Blanco Muiño, Cecilia Herón y Pablo Díaz- finaliza anunciando "los verdaderos radicales no votaremos por Lavagna ni por los derrotistas que aspiran ser sus segundones de un auténtico Don Nadie".

Publicado en "Impulsobaires.com.ar"